Saltar al contenido

Enlace Sara y Miguel en la Finca Villa Vera

Que la fuerza os acompañe.

Son un tándem perfecto: Sara es perfeccionista al máximo y Miguel la practicidad personificada. El ejemplo claro de que los extremos, no sólo se atraen, sino que se complementan perfectamente. Así que organizaron una boda para celebrar junto a su gente, íntima, muy agradable en la Finca Villa Vera en Daya Vieja, llena de emoción y música muy de su estilo.

Esta boda fue la última de la temporada, y no por ello fue menos importante. Una de las cosas buenas que tiene esta finca es que todo transcurre en una misma ubicación. Se nota muchísimo en el resultado final del reportaje de vídeo y de fotografías.

El día de la boda

Fue una boda muy íntima, donde asistieron familiares y amigos. La gente importante que tiene que estar en un evento de estas características. Durante los preparativos y la boda, pudimos descubrir que tanto Sara como Miguel eran iguales a nosotros, ya que todos teníamos los mismos gustos, tanto musicales como visuales. Me llamó muchísimo la atención, y me hizo mucha gracia ver que los muñecos de ellos llevando los anillos para la ceremonia eran muñecos de Lego. Creo que a mi se me hubiese ocurrido algo bastante similar.

En todo momento nos sentimos muy bien acogidos tanto por ellos como la familia y amigos. En todo momento estuvieron pendientes e incluso hicimos amistad con varios de los invitados a la boda.

Todo transcurrió como debe de ser, sin prisa pero sin pausa, ya que estos eventos están para disfrutarlos con la familia y amigos. Y para finalizar, se proyectó un vídeo rememorando todos los momentos importantes de esta pareja, desde que se conocieron hasta el mismo día de la boda, dónde la hermana pequeña no lo esperaba y le hizo soltar alguna que otra lágrima de emoción.

Reportaje fotográfico

Descubre la Finca Villa Vera en Google

WhatsApp chat